1E013794-41F0-4B4C-92C2-DF03016C4CC1 2.JPG

Eugenia es colombiana y reside en Barcelona.

 

Es diseñadora con énfasis en comunicación de la Universidad de Los Andes (Bogotá). Tiene un máster en Marketing por EADA Business School (Barcelona), un máster en Humanidades de la Universidad Pompeu Fabra (Barcelona) y es Instructora certificada de Kundalini Yoga.


Actualmente trabaja como diseñadora y consultora en marketing, branding, comunicación, liderazgo e innovación, y está enfocada en negocios con propósito e iniciativas que tienen un impacto positivo. Ha trabajado en gestión de proyectos, design thinking innovación, estrategia y emprendimiento. Es un conectora estratégica entre Europa y Colombia, con el objetivo de unir conocimientos, tecnologías, inversiones y oportunidades.

Inició su camino luego de profundos episodios personales - adicciones, depresión, ansiedad, bipolaridad - que la llevaron a una constante búsqueda ontológica hacia la conexión con sí misma y con la vida.

Tomó medicación psiquiátricas durante más de 18 años y es adicta y alcohólica rehabilitada (está sobria desde el 2011). Fue diagnosticada con trastorno bipolar, depresión clínica, trastorno de ansiedad, trastornos de la personalidad, trastorno de pánico, etc., etc.,... Después de haber tocado fondos emocionales y haber pasado por intensos momentos de sufrimiento decidió buscar una forma de vida libre de sustancias químicas (libre de químicos desde el 2017🎉) y libre de alcohol y gracias a su determinación, disciplina y voluntad logró salir adelante en su misión explorando técnicas, terapias y estilos de vida que la llevaron a este momento presente.

Ahora inspira y comparte herramientas que ha utilizado de primera mano y por necesidad. Su objetivo es acercar las tecnologías del cuerpo, del movimiento y otras herramientas de autoconocimiento a los sistemas sociales y económicos actuales, resaltando la importancia de la salud mental y el manejo emocional, y brindando alternativas verdaderamente sostenibles con el fin de generar un impacto desde el individuo hacia la sociedad, la economía y la política. Sistemas que a su vez se reflejan en los ecosistemas naturales, en nuestra madre tierra.  

 

El cambio planetario comienza desde adentro.

Más allá de ser profesionales enmarcados en un sistema económico y político, somos humanos. Tenemos nuestras familias, procesos, crisis, problemas, sueños, miedos.... Vivimos esta experiencia terrenal y la compaginamos con nuestra vida profesional. En mi experiencia de vida me he dado cuenta que no puedo llegar muy lejos profesionalmente si personalmente no estoy centrada, saludable y en paz. Al final lo único que importa, más allá de las paredes y las cifras, es la calidad con la que vivimos esta experiencia de vida. El propósito superior - el significado -  la consciencia y la conexión que tenemos con nosotros mismos, con otros y con el planeta.

Empecé mi camino en el yoga en el 2015. He tenido una historia profunda de crecimiento y exploración personal, impulsada por el sufrimiento. Toqué fondos emocionales y encontré paz en diferentes tecnologías y disciplinas. Me di cuenta que podía superar mis limitaciones y desafiar los diagnósticos del sistema médico tradicional si ponía como prioridad mi bienestar y trabajaba para ello. Intenté en varias ocasiones eliminar la medicación y no tuve éxito, mi cerebro se había acostumbrado. Aun así, empecé a trabajar en mí misma y en un momento tomé la decisión de alejarme de la psiquiatría y cautelosamente bajar la medicación hasta llegar a cero, mientras me apoyaba en meditación, respiración, yoga y complementos naturales. Tomé la decisión de recuperar mi vida, mi cerebro y mi corazón. Decidí vivir de una manera diferente. He ido al infierno y vuelto varias veces. He conocido la muerte de cerca y todos los estados intermedios entre vivir en plenitud y morir en vida.

 

Aún así, mi misión era clara: limpiar mi mente, mi cuerpo y mi espíritu de sustancias, medicamentos y condicionamientos tóxicos. Además de una limpieza física, debía limpiar mi subconsciente, mis traumas generacionales, mi memoria celular, mi psique. Me volví disciplinada conmigo misma y pude superar adicciones, aprender a conocerme y vivir una vida plena -con sus altos y bajos, errores y emociones, como cualquier ser humano- pero saludable, clara y enfocada en mi propósito.

 

Hoy en día estoy convencida del poder que tenemos en nuestras manos y en nuestro corazón, el cual muchas veces delegamos por falta de conocimiento, por victimismo o por comodidad miserable. A través de la meditación, el yoga y la sanación he logrado aspectos de mí que imaginaba imposibles: sobriedad, felicidad, agradecimiento profundo, neutralidad, honestidad y amor. Hoy soy plenamente dueña de mi misma y vivo en aceptación, agradecimiento y expansión. Nunca imaginé que esto fuera posible y me siento muy orgullosa de mi y en agradecimiento profundo de estar viva, de tener la familia y las personas que tengo a mi lado, y de poder compartir todo lo que soy y todo lo que quiero con el mundo. He podido conocer como, a través de mi cuerpo puedo liberar mi mente, y cómo a través de la disciplina y voluntad he podido adquirir una libertad del ser, con un enfoque hacia el “hacer”. Hoy soy todo lo que quiero ser y no me limito profesionalmente. Juego el juego de la vida, creo iniciativas, vivo en una constante alquimia y aprovecho mis capacidades al máximo. Me divierto, trabajo, comparto, estoy en el mundo de los negocios y en el mundo de las ciencias humanas y los mezclo con profundidad y amplitud de espectro.

 

Así pues, StellarHouse nace con el fin de trabajar internamente y en colaboración con otros, con un enfoque sostenible, saludable y creativo, con el fin de ayudar a transformar los sistemas que habitamos: si cada ser humano dentro del sistema cuida su mente y su cuerpo, y logra conectarse realmente consigo mismo y con otros... tendremos empresas y colectivos más eficientes, más rentables, más creativos, más felices y más comprometidas con un desarrollo positivo de los sistemas que habitamos. 

 

La consciencia se puede fomentar dentro de nuestra coyuntura sistémica capitalista; reconciliamos la practicidad de día a día con nuestra conexión con el todo, redefiniendo conceptos de abundancia, productividad, felicidad y valor. 

 

Mi propósito es enseñar y compartir que hay una fuente inagotable de paz en nosotros mismos y qué es posible cuidar de nuestra mente, nuestro cuerpo y nuestro espíritu de una manera sostenible, aflorando como personas creativas, artísticas, resolutivas, sanas y activas dentro de la sociedad.